Home 9 Cuidados profesionales sanitarios 9 El buen descanso para el anciano

El buen descanso para el anciano

Siglo XXI. Inmersos en él, absorbidos por su tecnología. Miremos donde miremos tenemos distracción tecnológica, con una adicción imperceptible en ocasiones, con la idea fija de “No poder vivir de otro modo” . En el trabajo, en la calle, en el centro comercial,…

Casi las 24 horas del día conectados y sumergidos en la tecnología: Teléfono móvil, tablet, asistentes de voz, televisión… Sin duda es un añadido más a nuestro estilo de vida, un estilo de vida “occidental”, con estrés desde que nos levantamos y activamos nuestro organismo. Correr a todos lados, preocupaciones, tareas, trabajo y, muy importante, nuestros hábitos alimenticios. Todo a la carrera.

Esto afecta a todos los rangos de edad sin excepción. La principal diferencia es cómo nos afecta en función de la misma.
Si bien los niños tienen unos horarios de descanso establecidos, a partir de la adolescencia comienza a pasar factura. Una vez que llegamos a la ancianidad, todos nuestros hábitos están tan asentados que pensamos que “las cosas han de ser así”.

Cómo afecta al anciano

No todo es y debe ser tecnología. Tareas diarias, hábitos alimentarios, dolores osteomusculares, dificultad para las tareas cotidianas, sumado a la ingesta de diversos fármacos)… y los hábitos, que sin duda son un factor importante a tener en cuenta.
Conciliar el sueño de forma tardía por factores como el televisor, telefonía móvil, tablets, etcétera, son  la base para un mal descanso. Es importante corregirlo al menos en los factores en los que así pueda hacerse.
Aplicar unas pautas básicas para favorecer el buen descanso para el anciano es lo idóneo, para atajar o comenzar a modificar tal rutina.

Pautas

Hay que aplicar pautas básicas para favorecer el descanso. Aunque si bien son sencillas de llevar a cabo para una persona autónoma, se pueden ver dificultadas en los casos de personas con dependencia. En casos de personas con dependencia recae la responsabilidad en el familiar o profesional sanitario que proporcionan los cuidados pertinentes, deben aconsejar y aplicar pautas para fomentar el buen descanso para el anciano.

Son conocidas como Higiene del Sueño. Se trata de rutinas nuevas, distintas de las mencionadas con anterioridad, las cuales, mediante el establecimiento de unos hábitos saludables, favorecen el descanso del anciano.
A continuación se mencionan de forma más detallada:

1. Fijar y mantener una hora adecuada para dormir. Estableciendo esa hora como diaria, nuestro cuerpo se habituará en pocos días.

2. Crear un ambiente relajado antes de irse a dormir. Como hablamos anteriormente, dejando de lado teléfono, televisor, etcétera, aplicando luces tenues en la habitación que van a ir acostumbrando a los ojos.

3. En relación con lo anterior, hay que relacionar la cama con el sueño y no con un espacio más cómodo para ver el televisor.

4. Hay que crear una serie de rutinas agradables y relajantes antes de dormir como la lectura, la meditación, etc.

5. La ropa de cama ha de ser cómoda, agradable. Esta sensación al tacto, se crea o no, ayuda a fomentar el sueño.

6. Debemos dejar las preocupaciones a un lado antes de ir a dormir, dedicándoles el tiempo que necesitan fuera de este horario.

7. Realizar ejercicio a una hora adecuada favorece el sueño. Un paseo o caminata ayuda de manera efectiva al descanso.

8. Se ha de limitar el tiempo de descanso. De igual modo que para dormir, fijaremos una hora adecuada para levantarse. Durante el día, la siesta debe limitarse también, ya que de ser prolongada hará que no se tenga sueño a la hora a la que deberíamos ir a dormir.

9. Hay que cuidar el tipo de alimentación, evitando alimentos grasos o ácidos antes de ir a dormir. De igual manera ocurre con la bebida. Hay que evitar el alcohol o bebidas estimulantes.

10. Pero, hay que cenar. Esto parece una obviedad, pero ir con hambre a la cama puede hacer que en mitad de la noche haya que levantarse para comer, alterando ya el tiempo de sueño.

Un correcto descanso ayuda a afrontar un nuevo día con actitud positiva. Es importante tener una visión optimista de la vida, si bien en ciertas ocasiones y en determinados casos esto es algo complejo. Pero por lo general, afrontar la vida desde esta visión ofrece a la persona la posibilidad de enfrentarse al día a día con una buena actitud.

Actuación del profesional sanitario

Es esencial fomentar estos hábitos. Sin duda son hábitos saludables que se deben recomendar, llevar a la práctica por la persona independiente, por familiares. En caso de ser asistido por profesionales sanitarios, promocionar dichos cuidados tanto a paciente como a familiares.

El cuidador ha de establecer un plan de actuación, con horarios adaptados a las necesidades de la persona de cara a fomentar el descanso que el paciente necesita.Esta práctica hay que instaurarla de forma rutinaria para evitar “ir hacia atrás”.

Con un cumplimiento diario y agregando, cada cortos plazos de tiempo como tarea, un nuevo punto, podremos llegar a crear un hábito. Con el paso de los días no resultará difícil de realizar. Se trata sin más de acostumbrar al cuerpo para favorecer el buen descanso para el anciano.

Como plan de promoción de la salud, fomentar el descanso correcto y necesario es vital para un correcto desempeño de las actividades diarias tanto físicas como psíquicas de la persona.

En DA Salud poseemos de un plan de actuación. Una vez realizada la valoración del paciente y coordinado entre las tres partes implicadas (Paciente-Profesional-DA Salud), este plan favorecerá el correcto descanso del paciente, creando desde ese momento, un hábito correcto del descanso.